La educación o La utopía necesaria

Posted: January 28, 2013 by davidtinoko92 in Prácticas

 

La educación encierra un tesoro

 

Los interesados análisis sobre la explosión demográfica y las nuevas conspiraciones judeo-masónicas sobre “interdependencias planetarias” nos alertan de que estamos en un mundo que, por sobrepoblado, está en un alto riesgo de exterminio, pero ¿de verdad se nos ha quedado la tierra demasiado pequeña o simplemente es que cada vez somos más egoístas?

Estamos en un mundo cada vez más globalizado, donde la libre circulación de productos y bienes traza innumerables rutas de comercio que superan en infinito las del comienzo de la era moderna. Recibimos con gusto toda suerte de imitaciones mandadas por el gigante chino y condenamos nuestra ya deprimida industria, pero a pesar de hacerles la ola a esas pequeñas tiendan que abren casi las 24 horas rechazamos a las personas que las regentan porque, según alguien va contando por ahí, ‘estos chinos no pagan impuestos…’ ¿no será que abrimos las puertas de nuestro desarrollado país a mercancías extranjeras pero se las cerramos a las personas?

El mundo se vende como una gran avenida de conocimientos donde los saberes circulan libremente y todos podemos aprender de todos –como le oí una vez a una aventurera-, pero las cicatrices de la tierra nos siguen dividiendo: En una ocasión escuché a un profesor de historia que una línea imaginaria separa el extremo oriental asiático de Australia, dicha línea continúa navegando a través de China en forma de gran muralla, luego divide Europa de África en el estrecho y sigue hasta América, separando en EEUU y México los vértices ‘rico’ y ‘pobre’ de dicho continente… Por último la línea sigue hasta dividir nuestros corazones.

Si la tierra se enferma, habrá que curarla; si la tierra se deshilacha, habrá que coserla.

La institución educativa tiene en sus manos el servicio de cambiar estos esquemas que nos mueven inculcando a los nuevos miembros de nuestras comunidades- sociedades unos valores que, aunque siempre mejorables, sean al menos coherentes, coño.

Como dijo aquel en un discurso, al Homosapiens que nos llegó a Europa desde la negra África nadie le pidió pasaporte ni papeles, y aún hoy nos bebemos de buen grado las Coca-Colas hechas con su agua y compramos en mercadillos sus baratijas. Si somos coherentes con eso que decimos que pensamos y con nuestra propia forma de vida, la puerta de nuestro solas (patrio) debe abrirse no solo a mercancías; debe abrirse también a personas.

La UNESCO pone en práctica planes educativos y proyectos donde jóvenes de distintas partes del mundo recorren la tierra para encontrarse con otras culturas y asín valorarlas; verse cara a cara con las Gran Pirámide o descubrir las inquietantes sombras del Taj Mahal son parte de proyectos que acercan Oriente y Occidente (a vueltas con las líneas imaginarias, oye).

También nosotros en el ejercicio de la docencia tenemos en nuestras manos cambiar los ambiguos valores de nuestras sociedades. Dar a conocer a nuestros alumnos los avances en matemáticas que hicieron egipcios e indios, o los logros en el campo de la arquitectura de Mayas y aztecas puede ser una manera transversal de ver en las distintas asignaturas (no solo en Conocimiento del Medio) que el meridiano cero –que casi nos roza- no es el centro de la tierra.

Otra educación espera a las nuevas generaciones; porque la tierra no tiene demasiada gente en su faz, lo que tiene son unos pocos cara duras.

JUAN DE LA LAMA RINCÓN

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s